Saltar al contenido

Bolsas para germinar de cáñamo

Seguramente hayas oído hablar de los germinados. Si no es el caso, debes saber que son una nueva tendencia alimentaria que cada vez está ganando mas protagonismo en las dietas de todo el mundo. Se tratan de semillas de cereales o leguminosas que tras un proceso de hidratación germinan y son aptas para el consumo humano aportando gran variedad de nutrientes totalmente asimilables. Estos germinados pueden ser comprados en tiendas y mercados, o la opción mas interesante, pueden ser germinados de manera casera. Para esta ultima opción  existen diferentes variedades de utensilios o envases, cajas, tarros, etc. Nosotros te vamos a presentar las bolsas o sacos de cáñamo, como opción ecológica y de origen vegetal, para poder realizar tus germinados de manera segura y efectiva.

Bolsas de cáñamo

Las bolsas son fabricadas 100% de cáñamo, por lo que son totalmente de origen vegetal.  Opción perfecta para la germanización, no solo por su facilidad sino por sus características. La tela de cáñamo es una tela muy resistente, con una porosidad perfecta, manteniendo el grado de humedad adecuado filtrando todo el exceso de agua del proceso sin el riesgo de que se pierdan o caigan las semillas, de manera que no existe riesgo de que se produzca moho, fermentaciones o que se pierda el agua.

Cómo germinar con la bolsa de cáñamo

Después de hidratar de diez a veinte gramos de semillas en un cuenco con agua durante 8 horas, introduce las semillas remojadas en la bolsa de cáñamo y enjuaga bien la bolsa con las semillas sin que se salgan. Cuelga la bolsa de manera que le de la luz del sol, importante, y que escurra el agua. Lava de una a dos veces al día la bolsa hasta que las semillas germinen. Las semillas tardarán mas o menos en germinar según el tipo o variedad.

Hacer leches vegetales

Otra utilidad muy interesante de las bolsas o sacos de cáñamo, es la de filtro para leches vegetales caseras. A la hora de batir los frutos y frutos secos en agua, dado como decimos, su gran resistencia y su concreta porosidad, podemos filtrar el liquido resultante del batido, de manera que nos ayuda a separar la leche vegetal por un lado y la pulpa o solido del fruto por otro.

Todo esto hace a los sacos de cáñamo una herramienta versátil para los atrevidos en la cocina.